Primera Lectura

Isaías 62:1-5

El Espíritu de las Navidades

1 Por amor a Sión no me callaré, por Jerusalén no quedaré tranquilo hasta que su justicia se haga claridad y su salvación brille como antorcha. 2 Verán tu justicia las naciones, y los reyes contemplarán tu gloria y te llamarán con tu nombre nuevo, el que Yavé te habrá dado. 3 Y serás una corona preciosa en manos de Yahvéh, un anillo real en el dedo de tu Dios. 4 No te llamarán más «Abandonada», ni a tu tierra «Desolada», sino que te llamarán «Mi preferida» y a tu tierra «Desposada». Porque Yavé se complacerá en ti y tu tierra tendrá un esposo. 5 Como un joven se casa con una muchacha virgen, así el que te reconstruyó se casará contigo, y como el esposo goza con su esposa, así harás las delicias de tu Dios.

La Biblia Latino Americana

¿Estás en el espíritu de la navidad? ¿Qué captura este espíritu?

Este fue, probablemente, un canto usado para acompañar un peregrinaje a Jerusalén. Es muy apropiado que esta lectura empiece la celebración de las navidades. Es una exclamación gozosa de que el día de la salvación ha llegado. El cristianismo conectaba el objetivo de el gozo de Israel a lo que es celebrado hoy, la encarnación del hijo de Dios. El conferir un nuevo nombre designaba el poder supremo de Dios sobre la creación. Cuando a uno le daban un nuevo nombre, esa persona era hecha una nueva creación. “Darle a uno un nombre es también tomar posesión.” (Days of the Lord. Vol. 1, 1991)

El pasaje de una vida de adulto está alineado con tiempos de depresión y tiempos de exaltación. Quizás no deberíamos experimentar los altos y bajos de quienes han sido diagnosticados como “bi-polares,” ciertamente no somos inmunes a la montaña rusa que es llamada “vida.” La temporada de Navidad misma puede estar llena con altos y bajos; es, como si, las Navidades concentraran las emociones que todos sentimos.

El Tercer Isaías – como es llamado, escribió a los agotados ciudadanos de Jerusalén. La emoción del retorno había pasado; ahora el trabajo de reconstruir estaba muy bien encaminado, había llegado a ser agotador. Muchos en la ciudad no podían ver más allá del proximo proyecto de reconstrucción. Nadie esperaba ver la gloria del retorno de la ciudad; nadie, excepto el autor.

El autor previó a Sion levantarse a nuevas alturas, y el tomó por si mismo el manto del profeta para proclamar las buenas noticas. Él no podía estar quieto; él continuamente anunciaría su profesía hasta que fuese una realidad. La ciudad sería vindicada; las naciones retornarían para pagar tributo como lo hicieron en los tiempos de Salomón. Yahveh le daría a la ciudad un nuevo nombre que descansaría sobre la ciudad como una corona en una nueva novia. En vez de la reputación de “abandonada” y “desolada,” la ciudad sería conocida como la “delicia” del Señor y su “novia.” Por el regalo del nuevo nombre, la fortuna de la ciudad sería cambiada de una rechazada a una que era abrazada. Reflejando la imagen de marido y esposa encontrada en el profeta Oseas, Dios se regocijaría en su pueblo, como un esposo se goza en su esposa.

El autor trataba de recorder una ciudad que se sumía en el miedo. Él ahora nos llama desde nuestro animo bajo. El tiempo de Adviento se ha ido. El tiempo de Navidad ha llegado. Es el momento de dejarse atrapar por el Ambiente de la temporada. Cristo ha nacido. Dios se ha acercado a su pueblo. Alleluia!

Tómate el tiempo para enfocarte en el regalo de Cristo en tu vida. ¿De qué manera su presencia te ha cambiado? ¿Cómo puedes alabar y agradecer a Dios por su intimidad?

Permiso de Uso

Todos los materiales que se encuentran en este sitio web son propiedad de Fr. Miguel Bonilla(Copyright 2004-2019). Los visitantes podrán utilizar cualquier porción del mismo para uso personal o para usarlo en cualquier ministerio sin fines de lucro financiero. Los materiales no podrán ser vendidos o usados para beneficio personal económico.