Primera Lectura

Isaías 62:11-12

Bienvenidos a casa

11 Pues Yahveh lanza una proclamación,
que la oigan hasta en el último rincón de la tierra:
«Díganle a la hija de Sion:
Mira cómo ya llega tu Salvador.
Anda trayendo el premio por su victoria
y delante de él van sus trofeos.
12 Entonces los llamarán a ustedes «Pueblo Santo»,
«Rescatados por Yahveh»,
y a ti te dirán «La deseada»,
«Ciudad no Abandonada». LBLA

El Trito-Isaías, el tercer libro de Isaías, está alarmado por el pecado del pueblo. Su pecado retrasa la salvación. Sin embargo, ellos todavía creen que la salvación no es para todos. El Trito-Isaías ve la salvación como una nueva creación muy parecido a la creación del Génesis. El juicio es duro. En este breve periscopio disfrutamos del gozo del nuevo Israel a la llegada de “la salvación mesiánica>”

El autor – el Segundo o Tercer Isaías, proclamaba estos pocos versos como una orden para prepararse y dar la bienvenida a quienes retornaban del exilio en Babilonia. Aunque el mensaje de bienvenida y esperanza no era solamente para la gente que regresaba. Jerusalén estaba en ruinas y la gente local estaban necesitados de comodidad. La desolada ciudad no estaba abandonada por su Dios. De hecho, quienes regresaban reconstruirían la ciudad en su Gloria original.

En el contexto de las Navidad, nosotros, los fieles, deberíamos ser como Jerusalén. Podríamos estar desolados porque no hemos prestado atención al llamado de retornar al Señor. Pero, ahora es el tiempo de nuestra salvación. No es un tiempo de desesperación, sino de esperanza y regocijo. Porque la liberación está cerca. En el rostro de un bebe, Cristo el Señor.

¿De qué manera es este día uno de Salvación? ¿Cómo puedes regocijarte en la presencia del Señor?

Permiso de Uso

Todos los materiales que se encuentran en este sitio web son propiedad de Fr. Miguel Bonilla(Copyright 2004-2019). Los visitantes podrán utilizar cualquier porción del mismo para uso personal o para usarlo en cualquier ministerio sin fines de lucro financiero. Los materiales no podrán ser vendidos o usados para beneficio personal económico.