Vigilia Pascual

Primera Lectura: Isaías 55:1-11

CELEBRACIÓN SIN LÓGICA

¿Has sentido alguna vez el peso del mundo levantado de tus hombros? ¿Por qué te sentiste de esa manera?

1 Esto dice el Señor: “Todos ustedes, los que tienen sed, vengan por agua; y los que no tienen dinero, vengan, tomen trigo y coman; tomen
vino y leche sin pagar. 2 ¿Por qué gastar el dinero en lo que no es pan y el salario, en lo que no alimenta? Escúchenme atentos y comerán
bien, saborearán platillos sustanciosos. 3 Préstenme atención, vengan a mí, escúchenme y vivirán. Sellaré con ustedes una alianza perpetua,
cumpliré las promesas que hice a David. 4 Como a él lo puse por testigo ante los pueblos, como príncipe y soberano de las naciones, 5 así tú
reunirás a un pueblo desconocido, y las naciones que no te conocían acudirán a ti, por amor del Señor, tu Dios, por el Santo de Israel, que te
ha honrado.

6 Busquen al Señor mientras lo pueden encontrar, invóquenlo mientras está cerca; 7 que el malvado abandone su camino, y el criminal, sus
planes; que regrese al Señor, y el tendrá piedad; a nuestro Dios, que es rico en perdón.
8 Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes, sus caminos no son mis caminos. 9 Porque así como aventajan los cielos a la tierra,
así aventajan mis caminos a los de ustedes y mis pensamientos a sus pensamientos. 10 Como bajan del cielo la lluvia y la nieve y no vuelven
allá, sino después de empapar la tierra, de fecundarla y hacerla germinar, a fin de que de semilla para sembrar y pan para comer, 11 así será
la palabra que sale de mi boca: no volverá a mi sin resultado sino que hará mi voluntad y cumplirá su misión”.
Biblia Latinoamericana

Escrito en los tiempos de la conquista de Babilonia por los persas, los rumores empezaron a circular que a los judíos les permitirían regresar a casa. El autor del Segundo Isaías se refiere a estos pensamientos y se dirige a una audiencia escéptica. Su liberación era una invitación a celebrar. El exilio había terminado. El juicio había pasado, y aún los moralmente cuestionables estaban invitados a la fiesta. El pueblo sería como uno solo una vez más, y ellos estarían con su Dios nuevamente.

La invitación y la amnistía era una declaración de liberación y retorno 5:1-7; pero ¿por qué Dios ahora mostró su rostro? ¿Por qué El devolvió su compasión? Estas preguntas eran el otro lado de las preguntas que los exiliados se hacían cuando fueron primeramente arrastrados. ¿Por qué nosotros, Señor? ¿Por qué nosotros recibimos tu enojo? La pregunta revelaba el contexto de la sicología de los exiliados. Al principio del exilio, sorpresa, desmayos, y remordimientos eran ampliamente compartidos, al final, la depresión y la resignación eran actitudes de la comunidad; ellos habían aceptado su estatus de residentes extranjeros; pero ¿eran esas actitudes aceptables en el clima actual? El Segundo Isaías no pensaba eso. Él contestó sus preguntas acerca de Dios con una respuesta que pudo haber salido de la lógica común de ese entonces; pero que revelaba el poder de Dios. El liberó a su pueblo porque Él lo deseaba. El mostró un gracioso perdón. Los caminos de Dios y sus pensamientos no eran los caminos y los pensamientos de los judíos.

De muchas maneras, esta lectura celebra el poder y la lógica de Dios presente en la Vigilia Pascual. El predicador de Galilea humillado es revelado ahora como el Mesías Victorioso. El murió para que nosotros podamos vivir. Esta es razón suficiente para celebrar, para perdonar al pecador. Sus caminos no son los nuestros. Sus pensamientos trascienden nuestra lógica pobre. Gracias Dios.

¿Qué te muestra los misterios de la Vigilia Pascual? ¿Cómo te dan esperanza? ¿Y sentimiento de seguridad?