Salmo Responsorial: Isaías 12

Salmo Responsorial: Isaías 12

CONFIANZA EN LO QUE ESTÁ POR VENIR

¿Qué eventos anticipas durante las vacaciones? ¿Estos eventos te dan esperanza o te llenan de temor? ¿Por qué?

Estos días de fiestas están siempre mezclados. El gozo se confunde con la melancolía. La alegría de la Navidad va junto con algunas tristezas. A pesar de estas emociones contrarias, siempre hay aquellos eventos que esperamos con impaciencia. Disfrutamos de las reuniones familiares, la Misa de Navidad, las decoraciones de la temporada, incluso la posibilidad de dar. No importa cómo nos sentimos en este momento, la anticipación que las vacaciones traen tiene la capacidad para levantar nuestros espíritus.

2 En él confío y no tengo más miedo,
pues Yavé es mi fuerza y mi canción,
él ha sido mi salvación.
3 Y ustedes sacarán agua con alegría
de las vertientes de la salvación.
4 Ustedes dirán ese día:
¡Denle las gracias a Yavé, vitoreen su Nombre!
Publiquen entre los pueblos sus hazañas,
celébrenlo, pues su Nombre es sublime.
5 ¡Canten a Yavé, pues hizo maravillas
que ahora son famosas en toda la tierra!
6 ¡Grita de contento y de alegría, oh Sión,
porque grande es, en medio de ti, el Santo de Israel!»
Biblia Latinoamericana

Isaías 12 prevé días mejores para Jerusalén después del exilio en Babilonia. La esperanza era personal. Los eventos podían voltearse a favor de los líderes y el pueblo. La capital desolada podía subir de nuevo a una mayor gloria. No importa lo que ocurrió en el pasado, la actividad de Dios pronto haría del pasado una memoria lejana.

Algunos estudiosos bíblicos apuntan a Isaías 12 como un microcosmos del libro; los capítulos 1-39 estaban dirigidos a la desolación de la nación a manos de los babilonios, mientras que los capítulos 40-66 alentaban a la esperanza en aquellos que volverían y reconstruirían. En medio de la destrucción, Isaías 12 espera por delante un momento en que Dios podría estar presente y actuar entre su pueblo.

Este breve capítulo del profeta debería levantar nuestros espíritus. Sí, a veces ignoraríamos más bien las vacaciones y aplazaríamos nuestras tareas anuales. Pero, cuando tomamos nuestro enfoque de nosotros mismos y lo ponemos en la venida de Cristo, vamos a ver nuestro predicamento en una luz diferente. Con Dios, tenemos esperanza y confianza en lo que está por venir.

¿De qué manera tu fe en Cristo te ayuda a disfrutar las vacaciones?