Salmo Responsoriral: Exodo 15

Salmo Responsorial: Exodo 15

NUESTRO DIOS, ES DIOS

¿Te has maravillado alguna vez del poder de la ciencia y la tecnología? ¿De qué manera se compara al poder de Dios?

La cultura tiene una atracción, llama nuestra atención. Algunas veces nos detenemos sorprendidos de lo que nuestra cultura ha llegado a conseguir. Grandes cosas, maravillosos logros técnicos, bellísimas obras de arte, gigantescas instituciones. Debemos estar tentados a envolvernos en la gloria de nuestra cultura y declarar que vivimos en la más grande de las naciones sobre la tierra.

¿Dónde se ubica Dios en este mundo de gloria? Debemos darle el crédito dentro de la noción que lo mejor de las naciones en el mundo son un regalo especial para nosotros. En otras palabras, es dado divinamente, organizado divinamente; pero, ¿será que tal punto de vista coloca a Dios en nuestra caja cultural? ¿Qué pasaría si Dios no quisiera ser puesto en esa caja? ¿Qué pasaría si Dios deseara humillarnos por un bien mayor? En la historia del éxodo, Egipto enfrentaba un dilema. Sus dioses, sus líderes, y su mundo habían sido humillados cuando los hebreos fueron liberados con numerosas y terribles maldiciones. El Dios de Moisés demostró ser superior.

Éxodo 15:1-18 es un recuento del milagro en el Mar Rojo y las reverberaciones que tuvo en el área. Muchos eruditos creen que este fue originalmente un himno litúrgico; pero esto es un asunto de alguna controversia. El contenido del canto se enfocaba en la acción de Yahveh mientras liberaba a su pueblo de la esclavitud en Egipto.

1 Entonces Moisés y los hijos de Israel cantaron este cántico a Yavé:
«Cantaré a Yavé, que se ha cubierto de gloria;
caballos y carros ha arrojado en el mar.
2 ¡Yavé, mi fortaleza!, a él le cantaré,
él fue mi salvación,
él es mi Dios y lo alabaré,
el Dios de mi padre, lo ensalzaré.
3 Yavé es un guerrero, Yavé es su nombre.
4 Los carros de Faraón y su ejército:
¡los precipitó en el mar!
Los mejores de sus oficiales,
¡hundidos en el Mar Rojo!
5 Las aguas profundas los han sepultado,
hasta el fondo cayeron como piedra.
6 Tu diestra, Yavé, de tremendo poder,
tu diestra, Yavé, aplasta al enemigo.
Biblia Latinoamericana

¿Por qué era importante este canto? Preservaba la acción de Yahveh; pero, más que todo, proclamaba la superioridad de los hebreos de Dios sobre los dioses de Egipto. Y, así, declaraba la superioridad de la cultura hebrea sobre la de los egipcios. Esta era una declaración sobresaliente. La cultura que creó las grandes pirámides, una de las más viejas en la historia, ahora fue avergonzada por la cultura de un pueblo antes esclavizado, porque su Dios era más poderoso que Faraón, su ejército, y, por extensión, las deidades que el adoraba. El Dios de estos nómadas del desierto se reveló a su pueblo en poder contra el ejército de una potencia regional. En el encuentro de las culturas, los hebreos ganaron, porque Yahveh ganó.

17 Tú lo llevarás y lo plantarás en el monte que es tuyo,
el lugar en que habitas, oh Yavé;
el Santuario del Señor, obra de sus manos.
18 ¡Que Yavé reine eternamente!»
Biblia Latinoamericana

La Victoria sobre las fuerzas de Egipto causó ondulaciones sobre la región. Éxodo 15:17-18 anunciaba la llegada del pueblo de Yahveh a Canaán, especialmente en Jerusalén –Sion, “la montaña de su herencia, donde el Templo fue construido –su santuario en 15:17c. el poder de Yahveh evidente en la derrota de Egipto, es el líder y la maquinaria militar, y por extensión, su cultura era proclamada sobre todas las naciones, todos los líderes, los ejércitos, y todas las culturas. El Dios de Abraham, Isaac, y Jacob era la deidad suprema cuyo reino es eterno.

Nuestro Dios es Dios. Esa es una declaración pretenciosa; pero la historia del pueblo de Dios ha mostrado el poder de este Dios. Sí, nuestro Dios es Dios. Esta es una aseveración que vale celebrarla, porque él muestra su poder siempre.

¿Cómo celebras el poder eterno de Dios en tu vida?