Domingo de Pascua de Resurrección

Primera Lectura: Hechos 10:34a, 37-43

QUIEN CREE EN ÉL RECIBE POR SU NOMBRE EL PERDÓN DE LOS PECADOS

Los Hechos de los Apóstoles fue el segundo volumen escrito por Lucas, el evangelista – el evangelio de Lucas es el primero. El titulo griego original era “Hecho de Apóstoles,” no “Hechos de los Apóstoles; el significado es algo indefinido, pero no está limitado a los Doce. La intención del libro no es una historia, sino más bien un registro del crecimiento de la iglesia por medio del poder del Espíritu Santo. Lucas escribió dos evangelios: el evangelio del Hijo y el evangelio de El Espíritu. El evangelio de Lucas era el primero y Hechos de los Apóstoles el último. Lucas retrata la dispersión de la iglesia entre el mundo de los gentiles y la considera completa una vez que la misión se extiende a Roma. Se cree que Lucas escribió este libro desde la tradición oral, y no la escrita.

Lucas empleó una herramienta literaria común usada por los historiadores greco-romanos en la cual los caracteres actuaban y hablaban el comentario histórico y el análisis que ellos deseaban abordar. En los Hechos de los Apóstoles, los discursos de los caracteres interpretan y analizan los eventos del primer volumen de Lucas, el evangelio según Lucas. El discurso de Pedro es una pieza primaria del kerigma cristiano – proclamación. Los Hechos de los Apóstoles era una herramienta catequética para los primeros creyentes. Los caracteres en el texto establecieron el credo cristiano.

El discurso de Pedro en esta lectura es considerado la formulación más antigua de ese credo. Pedro y los apóstoles era los primeros testigos. Ellos fueron los primeros en confesar su fe y estaban a cargo de trasmitirla al mundo.

El Credo de Pedro es la fe viviente de la primera comunidad cristiana

34 Entonces Pedro tomó la palabra y dijo: «Verdaderamente reconozco que Dios no hace diferencia entre las personas.
37 Ustedes ya saben lo que ha sucedido en todo el país judío, comenzando por Galilea, después del bautismo que predicó Juan. 38 Jesús de
Nazaret fue consagrado por Dios, que le dio Espíritu Santo y poder. Y como Dios estaba con él, pasó haciendo el bien y sanando a los oprimidos
por el diablo. 39 Nosotros somos testigos de todo lo que hizo en el país de los judíos y en la misma Jerusalén.

Al final lo mataron colgándolo de un madero. 40 Pero Dios lo resucitó al tercer día e hizo que se dejara ver, 41 no por todo el pueblo,
sino por los testigos que Dios había escogido de antemano, por nosotros, que comimos y bebimos con él después de que resucitó de entre los
muertos. 42 El nos ordenó predicar al pueblo y dar testimonio de que Dios lo ha constituido Juez de vivos y muertos. 43 A El se refieren todos
los profetas al decir que quien cree en él recibe por su Nombre el perdón de los pecados.»

La Biblia Latinoamericana

10,34: La apertura del discurso es la que conviene para una asamblea en la que los no judíos son la mayoría: Dios ha enviado un mensaje de paz. Esos adoradores de Dios -10,2 se habían acercado a la comunidad judía y le habían pedido su conocimiento de Dios. No por eso ignoran las tensiones entre judíos y no judíos y la discriminación de que son objeto.

Pedro propone un mensaje de paz que consiste no sólo en decir que se acoge a todo el mundo, sino que además se funda en el sacrificio del servidor que Dios mismo había consagrado Isaías 52,13; Lc 4,18.

Este nuevo discurso de Pedro sigue el esquema del discurso de Pentecostés. Se inicia con el escándalo que fue el suplicio de Jesús y demuestra que Dios transformó el mal en bien.

En este pasaje de los Hechos, Pedro proclamó la Buena Nueva a la casa de Cornelio, un centurión romano –líder de una cohorte. Cornelio era un "gentil justo," alguien que adoraba al Dios judío y mostraba parcialidad a los judíos. De acuerdo con Hechos, Cornelio rendía culto y daba limosna a los elegidos de Dios. Sin embargo, Cornelio no se había convertido; la conversión al judaísmo significaba renunciar a su comisión en el ejército, puesto que el servicio militar requería ofrecer culto a una imagen del emperador como un signo de lealtad. Ofrecer incienso a la imagen del emperador era considerado idolatría para los judíos.

Pedro llegó a la casa –es decir, la familia –de Cornelio a predicar la Buena Nueva. Al entrar en la casa de un gentil, no importa que tan justo fuera, Pedro se hacía ritualmente impuro; pero esto fue de poca preocupación para Pedro; él estaba allí para anunciar la Buena Nueva. Este pasaje es un resumen prematuro del Evangelio.

Observa lo que fue incluido y lo que hacía falta. Pedro comenzó con la reputación de Jesús después del Ministerio de Juan -10:37; el autor de Hechos asume que la vida de Juan era del conocimiento común. No se mencionó acerca del nacimiento o bautismo de Jesús. Pedro resume la vida pública de Jesús como iniciativa de Dios –la unción y el poder del Espíritu Santo; Jesús exorcizaba, curaba y hacía buenas obras 10:38. Sus enseñanzas no fueron mencionadas, aunque existían en la comunidad en forma oral. Por último, Pedro relacionó la muerte de Jesús –como un acto humano –y su resurrección –como la acción de Dios -39:40.

Pedro utiliza al testimonio personal como un puente entre los eventos de Galilea y Jerusalén 10:39 y volvió a hacer hincapié en la realidad de la resurrección 10:41. El testimonio personal se convirtió en la Comisión de Dios para predicar a Jesús como Señor –juez de vivos y muertos, 10:42; lo que vieron fue una orden para contar a los demás. Junto con el testimonio personal, los apóstoles tenían el entendimiento de la escritura y la tradición; los "Profetas" representaban la Biblia 10:43. Y el mensaje de los apóstoles y los profetas era claro: quienes creían –independientemente de la nación, clase, color o cultura –en Cristo, es decir, en su "nombre", recibirían el perdón que Dios ofreció a todos.

10, 42: La idea de Cristo juez no siempre nos entusiasma, pero esto no basta para negar que haya un juicio. Hay que recordar sin embargo que juzgar y gobernar constituyen una misma cosa en la cultura bíblica: juez de vivos y muertos significa que la presencia activa de Dios en la historia humana pasará en adelante por el Cristo Señor.

¿Nos ayuda nuestra fe en el nombre de Cristo a ver todo el mundo como hijo de Dios? ¿Aceptamos a los demás, cristianos en general, tal como Dios nos acepta?