Evangelio

Domingo 1 del Tiempo de Adviento -C

Evangelio: Lucas 21, 25-28. 34-36

Gran Anticipación

¿Qué deseas en esta Navidad? ¿Qué es lo que le temes en estas festividades? ¿Por qué?
"Llega la Navidad!" ¿Cuál es tu reacción cuando esas palabras provienen de la boca de los niños? ¿Ves la alegría de la temporada? O ¿ves el rojo del monto de las deudas? (Honestamente, la mayoría de nosotros vemos ambas cosas)

La anticipación y la ansiedad durante la temporada de vacaciones van de la mano. A veces queremos saborear la temporada. A veces sólo queremos que la festividades pasen. A veces anticipamos. A veces estamos ansiosos.
Cuando Jesús señalaba a su venida, se dio cuenta de que habría ansiedad. Pero quería anticipación. Quería que su pueblo estuviera listo y que elevaran sus cabezas. Quería que tuvieran esperanza.

La ansiedad y la anticipación van de la mano. Con el inicio del Adviento, nuestro enfoque se desplaza a la anticipación. A diferencia de la breve declaración profética en Marcos 13: 24 - 32, Lucas inyecta una nota de esperanza, en su opinión, para los tiempos del fin. Esperanza que sólo puede venir de la fe.

Jesús dijo a sus Discípulos:
21:25  "Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y sobre la tierra, angustia entre las
naciones, perplejas a causa del rugido del mar y de las olas, 21:26  desfalleciendo los hombres por el
temor y la expectación de las cosas que vendrán sobre el mundo; porque las potencias de los cielos serán sacudidas.
21:27  "Entonces verán AL HIJO DEL HOMBRE QUE VIENE EN UNA NUBE con poder y gran gloria.
21:28  "Cuando estas cosas empiecen a suceder, levántense y alcen la cabeza, porque se acerca su
redención

La Biblia Latinoamericana

21: 25 - 26 En estos dos versos, Jesús describía los tiempos finales de forma simétrica. Él comenzó con las numerosas señales en todo el cielo, eventos reflejados y reacciones en la tierra, y después volvió a la agitación del cielo. En el tiempo de Jesús, la mayoría de las personas creían que los eventos nocturnos en el cielo reflejaban eventos próximos en la tierra (el cielo nocturno revelaba la voluntad de los dioses). Si hay problemas en una área donde las personas no tenían control (el cielo), sin duda los problemas seguirían en la tierra.
Estos dos versos forman tres frases en dos oraciones. "Habrá..." abarca las dos frases en la primera oración (la oración acerca de las señales en el cielo y la angustia de las Naciones). La segunda frase se hizo independiente para hacerla inteligible.

"en la tierra (habrá) angustia entre las Naciones, siendo una manera más libre (para explicar) el rugido del mar y las (sucesión de las) olas, mientras los hombres se debilitarían del miedo y la expectativa de los (eventos) acontecimiento que vendrían sobre el mundo (conocido)." Las tormentas violentas en el mar y en las costas dejaría a las gentes preocupados acerca de la voluntad divina y averiguando sobre el futuro.

21: 27 El significado sutil de esta frase se ha explicado en profundidad en el 33 Domingo en el Tiempo Ordinario, ciclo B (hace dos semanas). El versículo de Lucas paralelo a Marcos 13: 26. Ambos se basan en Daniel 7: 13.

21: 28 "enderécense y levanten su cabeza" la actitud del cristiano es exactamente lo contrario a  21: 26. El cristiano debe estar orgulloso y lleno de expectativas, en lugar de "desmayarse del miedo".
"porque se acerca tu liberación" la liberación o redención mencionada se refiere al fin del mundo.
En estos cortos versos, Jesús describía el comienzo de la iniciativa final de Dios. Él daría signos de advertencia a través del cielo, causaría ansiedad en la tierra con violentas tormentas marinas y sacudiría los cielos. Lo que explicaríamos científicamente como eclipses, lluvias de meteoros y el resultado de los sistemas de tormentas en la tierra, los antiguos lo atribuían a la intervención de Dios en el orden del cosmos. Dios sacudiría las cosas.
La ansiedad de la gente crecería debido los fracasos de sus sistemas de fe y rituales. Ya no controlarían los espíritus maléficos que impulsaban el sol, la luna, las estrellas o los mares. Sin la seguridad que les dieron sus ídolos, ellos se desvanecerían en los próximos eventos, debido a que estos eventos serían desconocidos, caóticos y devastadores.

Pero, los cristianos tenian que alegrarse. Su Salvador estaba al alcance de la mano! Ahora, su visión del mundo y su estilo de vida podrían ser vindicados, debido  a que los cristianos veían el mundo y vivían en el mundo de manera diferente. Observe que Lucas implicaba la división entre los creyentes y los no creyentes. Además, él implicaba, que los cristianos tenían algo de lo que serían liberados: la persecución. Por último, Lucas presentaba un momento de esperanza. A través de gran poder y gloria, el Hijo del Hombre vendría y liberaría a sus seguidores. A diferencia de la gente ansiosa del mundo, los Cristianos tenían que anticiparse al final con esperanza.

21:34  "Estén alerta, no sea que sus corazones se carguen con
disipación, embriaguez y con las preocupaciones de la vida, y aquel día venga súbitamente sobre ustedes como
un lazo; 21:35  porque vendrá sobre todos los que habitan sobre la superficie de toda la tierra.
21:36  "Pero velen en todo tiempo, orando para que tengan fuerza para escapar de todas estas
cosas que están por suceder, y puedan estar en pie delante del Hijo del Hombre.

La Biblia Latinoamericana

¿Cómo tenía el Cristiano que anticiparse al final? Una simple profesión de fe no era suficiente. Porque uno podría ser cristiano de nombre, pero su corazón podría pertenecer al mundo, sus placeres engañosos y sus inquietudes; obviamente, el autocontrol es esencial.

En Lucas, Jesús añade otra condición: oración incesante. A diferencia de los contemporáneos del primer siglo, los primeros cristianos centraron su oración, no necesariamente en sus necesidades presentes, sino en la liberación futura. Ellos ruegan por la venida del Reino. Jesús los alentó a orar para el fortalecimiento de la fe que los capacitaría ya fuese para los últimos días y para presentarse antes de la sede de la sentencia.

Por lo tanto, el cristiano tenía que anticipar el final de dos maneras: una vida de auto-control moral, y de oración para tener fuerza espiritual futura. ¿No deberíamos acercamos a las festividades de la misma manera?