Segunda Lectura

Domingo 28 del Tiempo Ordinario -C

Segunda Lectura: 2 Timoteo 2, 8-13

Incluso si, como algunos eruditos sugieren, Pablo no escribió esta carta, es posible que la primera parte de esta lectura sea la carta de despedida de Pablo a Timoteo. El telón de fondo de esta carta a Timoteo era una prisión romana. Pablo estaba en espera del martirio. Contrastó la palabra sin cadenas de Dios con su propia condición atada. Pablo creía que su propio sufrimiento promovería el reinado de la salvación en la era mesiánica.

Pablo predicó la salvación a través del sufrimiento no sólo por su palabra, sino con su propia vida. El sufrimiento de Pablo trajo vida porque aguantó. Pablo es el ejemplo perfecto de perseverar por el bien del Evangelio. Sin embargo, el ejemplo de Pablo no es suficiente. Es el "poder de la gracia que le dio Cristo Jesús." Jesús empoderará y fortalecerá a sus discípulos para que se pongan firmes en medio del sufrimiento.

Si bien puede parecer que esta es una palabra sólo para Timoteo o líderes de la iglesia, en realidad es una palabra para todos los cristianos. Todos sufrirán por el bien del Evangelio. Profesamos este credo en nuestra liturgia, especialmente en la celebración de la eucaristía. La Eucaristía nos incorpora al sufrimiento, a la muerte y a la resurrección de Jesús. Al igual que el pan, somos tomados, bendecidos, rotos y compartidos por el bien del Evangelio.

Recordando a Jesús

¿Cómo tienes a Jesús en mente durante todo el día? ¿Quién te ayuda en este esfuerzo?

8 Acuérdate de Cristo Jesús, descendiente de David y resucitado de entre los muertos, según mi evangelio. 9 Por él sufro hasta llevar cadenas como un malhechor; pero la palabra de Dios no está encadenada. 10 Por eso lo soporto todo por el bien de los elegidos, para que también ellos alcancen la salvación que se nos dio en Cristo Jesús y participen de la gloria eterna. 11 Una cosa es cierta: si hemos muerto con él, también viviremos con él. 12 Si sufrimos pacientemente con él, también reinaremos con él. Si lo negamos, también él nos negará. 13 Si somos infieles, él permanece fiel, pues no puede desmentirse a sí mismo.

La Biblia Latinoamericana.

2:8 "Acuérdate de Cristo Jesús…"Por supuesto, el autor no se refería al ejercicio psicológico de usar imágenes mentales para imaginar eventos pasados. Esta frase tenía un significado mucho más profundo. Timoteo debía colocarse en la presencia de Cristo, así como la comunidad debía colocarse en la presencia de Cristo durante la partición del pan ("Hagan esto en memoria de mí"), "…según mi evangelio" es literal por "la Buena Nueva mía." El autor dio a entender que Pablo fue el primero en predicar la Buena Nueva entre muchos gentiles; por lo tanto, el mensaje vino de él. Pero, de ninguna manera era esta Buena Nueva exclusivamente suya.

2:10 "por el bien de los elegidos " es decir "miembros de la ecclesia". "Ecclesia" es el griego para "iglesia".

2:11-13 Esta serie de "si... también" de las declaraciones forman una estructura poética que muchos eruditos creen que fue un himno bautismal temprano (11b declaró el tema bautismal de la muerte con Cristo y resurrección con él). Fíjate en los aspectos comunales del himno.

¿Por qué la gente evangeliza? ¿Por qué las personas tienen la voluntad de soportar grandes sufrimientos para compartir lo que creen? Estos pocos versículos en 2 Timoteo nos dan una llave. La gente incluso morirá para permanecer en la presencia de Jesucristo.

Recordando a Jesús – Estas palabras no sólo están dirigidas a un ministro que nunca conoció al "histórico" Jesús. Están destinados a todos los cristianos. Como se indicó en la nota anterior, este imperativo insta a los seguidores a adorar al Señor y a vivir la vida como si estuviese presente. Más aun, el creyente debe ser Cristo para los demás. Ese testimonio edificó la Iglesia, incluso si ese testimonio condujo al sufrimiento, al encarcelamiento y a la muerte. Obviamente, el cristiano no podía hacer esto solo. De hecho, el acto de "recordar" a Cristo está destinado a ser una actividad comunitaria. El himno que se encuentra en 2:11-13 subraya ese hecho. El acto comenzó en el bautismo (morir con él para vivir con él). Si la comunidad permanece fiel (es decir, permaneciese en la presencia del Señor), sus miembros disfrutarían de las bendiciones del Señor: vida eterna y gloria. Si la comunidad no lo hiciese, el Señor pondría a prueba a los miembros retirando sus bendiciones. Pero siempre trabajaba para regresar a su presencia.

Entonces, ¿por qué la gente evangeliza? Quieren compartir la presencia de Cristo con los demás. Es así de simple.