Primera Lectura

Domingo 23 del Tiempo Ordinario -C

Primera Lectura: Sabiduría 9, 13-18b

El libro de Sabiduría es una de los últimos libros del Antiguo Testamento. No está contemplado en la biblia hebrea y se cree que originalmente fue escrita en griego. Popularmente se sostenía la creencia que el libro fue escrito por Salomón; pero los eruditos mantienen que fue escrito mucho tiempo después de su reinado. La autoría de Salomón fue refutada por Origen, Eusebio, Agustín, y Jerónimo. La afirmación de la autoría de Salomón se considera un dispositivo literario.

El libro fue escrito acerca del 60 a.C., para fortalecer la fe de los judíos en Alejandría. La Alejandría de Egipto era la tercera ciudad más grande de esos días. Era un centro cultural con el clima apropiado para el debate intelectual entre los eruditos judíos y griegos que ponían a prueba sus filosofías y metodologías. Se cree que ese intercambio sirvió como catalítico para la creación del Septuagésimo, la traducción griega del Antiguo Testamento. La cultura helenística estaba avanzando rápidamente. Las filosofías y las religiones estaban surgiendo tratando de definir el verdadero significado de la vida. Un asunto ardiente era la retribución divina: ¿Cómo es que el justo sufre y los malvados prosperan? El escepticismo y el individualismo eran rampante. Había una seria crisis de fe en la cual los valores tradicionales eran cuestionados. Muchos judíos abandonaron la fe para abrazar las filosofías modernas y las ideologías paganas.

El libro de la Sabiduría era la respuesta judía al sistema filosófico que estaba amenazando la vida tradicional judía.

El estilo de esta literatura es comparable a la literatura helenística del tiempo conocido como “exhortación didáctica.” Tal exhortación mantiene que lo que uno aprende debería tener un impacto en la manera que uno vive su vida. El libro refleja la escritura y la sabiduría de un autor que meditaba sobre las escrituras y deseaba ofrecer consolación y motivación a hermanos y hermanas judíos.

La sabiduría de Dios nos hace conocer su voluntad y seguir sus caminos. Nos hace vivir en tiempos inciertos.

13 ¿Quién, en realidad, podría conocer la voluntad del Señor? ¿Quién se apasionará por lo que quiere el Señor? 14 La razón humana avanza tímidamente, nuestras reflexiones no son seguras, 15 porque un cuerpo perecible pesa enormemente sobre el alma, y nuestra cáscara de arcilla paraliza al espíritu que está siempre en vela. 16 Si nos cuesta conocer las cosas terrestres, y descubrir lo que está al alcance de la mano, ¿quién podrá comprender lo que está en los cielos? 17 ¿Y quién podrá conocer tus intenciones, si tu no les has dado primero la Sabiduría, o no le has enviado de lo alto tu Espíritu Santo? 18 Así fue como los habitantes de la tierra pudieron corregir su conducta; al saber lo que te agrada, fueron salvados por la Sabiduría.

La Biblia Latinoamericana

El libro de la sabiduría refleja el pensamiento post exilio y la creencia en la vida después de la muerte. Considerada esta última como un lugar donde uno es separado de Dios (Sheol). Por lo tanto, la retribución divina era considerada en el mundo temporal. Las familias numerosas, las posesiones, y la buena fortuna eran señales del favor de Dios.

El libro está dividido en dos partes. Algunas veces la primera parte – 1-6:21 se le refiere como el Libro de Escatología. Tiene que ver con la retribución y los beneficioso de buscar la sabiduría sobre todo lo demás. La segunda parte del libro tiene que ver como la Sabiduría – el Espíritu de Yahveh – trabaja en el mundo y como uno tiene que buscarla – 6:21 – fin.

El periscopio de hoy depende de un evento in la vida de Salomón en la cual la leyenda sugiere que Yahveh prometió al rey que sus peticiones en oración serían concedidas. Hay una versión anterior y posterior de la oración de Salomón. La primera es encontrada en 1 Reyes 3:6-9 donde Salomón pide a Yahveh el entendimiento.

La última versión es encontrada en Crónicas 1:8-10 donde Salomón le pide a Yahveh el conocimiento necesario para dirigir y gobernar a su pueblo. En el pasaje de hoy el autor expande la oración de Salomón y pide consejo. Atestigua que los seres humanos están demasiado limitados para entender la mente y el corazón, o el consejo de Dios. Apenas entendemos las cosas de este mundo, dejemos a solas las cosas del cielo. Solamente con la sabiduría de Yahveh – Espíritu, seremos capaces de entender remotamente la instrucción de Yahveh. El discernimiento es posible solamente por medio del poder del Espíritu Santo.

El autor está respondiendo al dualismo griego el cual acierta que la humanidad no podría entender la voluntad de Yahveh porque el cuerpo humano corrupto arrastra la sana mente-espíritu. Parece que el autor de Sabiduría abraza la noción platónica dualista que cuerpo/mente es pecaminosa y el espíritu es bueno.

A lo largo de nuestra vida, grandes naciones han subido y han bajado. Se han hecho grandes fortunas, y también se han perdido. Grandes pueblos han sido talados ante nuestros ojos. Los eventos, simplemente, no se pueden controlar. En esta atmósfera desesperada, no es de extrañar que muchas personas afronten el futuro con resignación.

Los pasajes de la primera lectura provienen del libro de la sabiduría de Salomón, un libro escrito a una audiencia al borde de la desesperación. Viviendo como una minoría en Alejandría, Egipto, estos judíos de la diáspora fueron rotos entre sus tradiciones religiosas y la cultura griega general. Como resultado de vivir en una tierra extranjera y en una cultura extranjera, la comunidad judía en Alejandría sufrió disensiones y apostasía.

Con la sabiduría de Salomón, el autor trató de cerrar la brecha entre la fe judía y una cultura griega de filosofía. Atribuido al hombre más sabio en la historia de Israel, el rey Salomón, el libro proclama una filosofía de vida adecuada. En el centro de esta filosofía se encuentra la “Señora Sabiduría”, la virtud personificada que conocía la mente de Yahveh.

El pasaje refleja la desesperación de los judíos en la ciudad. Los planes no estaban seguros, la existencia física era agravada, la ignorancia superaba mucho al conocimiento. [9: 13 - 16] Pero, como el autor recuerda a su audiencia, la sabiduría de Dios da a la gente un medio seguro para conocer a Dios y vivir una vida ética. [9: 17 - 18]

En los primeros siglos después del nacimiento de Cristo, los padres de la Iglesia habían equiparado la sabiduría con el Espíritu Santo. Como cristianos, creemos que el Espíritu Santo nos guía en la fe y la vida correcta; pero, conocer la voluntad de Yahveh para nuestras vidas requiere de oración y discernimiento. El espíritu nos da impulso para orar, las interrogantes para preguntar y el poder para buscar respuestas. El espíritu nos guía en un mundo lleno de indiferencia y de desesperanza.

¿Cómo oras en busca de sabiduría? ¿Cómo rezas al Espíritu Santo? ¿Cómo ha respondido Dios a tus oraciones?