Segunda Lectura

Domingo 19 del Tiempo Ordinario -C

Segunda Lectura: Hebreos 11, 1-2. 8-19

Se sostiene generalmente que la carta a los hebreos no fue escrita por Pablo sino por un cristiano helenístico. La carta a los Hebreos acierta que la adoración en la antigua alianza ha sido supeditada por el sacrificio de Cristo en la cruz. Un tema principal de la carta es el sacerdocio de Cristo. Primariamente un documento teológico, la carta a los Hebreos fue escrita como una respuesta a la peligrosa apostasía que era prevaleciente en el tiempo que fue escrita. La mayoría de los eruditos creen que la intencionada audiencia de la carta era judío cristiano y que fue escrita alrededor del 80-90 d.C.

El autor de la carta a los Hebreos intentaba describir la fe. Una persona que tiene fe está caracterizada por una seguridad y convicción cierta. La fe es la evidencia que el creyente sostiene como un hecho que la tierra prometida está en la gloria futura en el cielo.

Dos aspectos de la Fe

1 La fe es aferrarse a lo que se espera, es la certeza de cosas que no se
pueden ver. 2 Esto mismo es lo que recordamos en nuestros antepasados.

8 Por la fe Abrahán, llamado por Dios, obedeció la orden de salir para un
país que recibiría en herencia, y partió sin saber adónde iba.9 La fe hizo
que se quedara en la tierra prometida, que todavía no era suya. Allí vivió en
tiendas de campaña, lo mismo que Isaac y Jacob, a los que beneficiaba la
misma promesa. 10 Pues esperaban la ciudad de sólidos cimientos, cuyo
arquitecto y constructor es Dios. 11 Por la fe pudo tener un hijo a pesar de
su avanzada edad y de que Sara era también estéril, pues tuvo confianza en
el que se lo prometía. 12 Por eso de este hombre únicamente, ya casi
impotente, nacieron descendientes tan numerosos como las estrellas del
cielo e innumerables como los granos de arena de las orillas del mar.

13 Todos murieron como creyentes. No habían conseguido lo prometido,
pero lo habían visto y reconocido desde lejos, confesándose extraños y
peregrinos en la tierra. 14 Los que así hablan, hacen ver claramente que
van en busca de una patria; 15 pues si hubieran añorado la tierra de la
que habían salido, tenían la oportunidad de volver a ella. 16 Pero no, aspiraban
a una patria mejor, es decir, a la del cielo. Por eso Dios no se avergüenza
de ellos ni de llamarse su Dios, pues él les preparó la ciudad.

17 Por la fe Abrahán fue a sacrificar a Isaac cuando Dios quiso ponerlo a
prueba; estaba ofreciendo al hijo único que debía heredar la promesa, 18 y
Dios le había dicho: Por Isaac tendrás descendientes que llevarán
tu nombre. 19 Abrahán pensó seguramente: Dios es capaz de resucitar a los
muertos. Por eso recobró a su hijo, lo que tiene un sentido simbólico para nosotros.

Biblia Latinoamericana

11: 1 Las dos cualidades de la fe en la definición son una visión del fin de los tiempos y la convicción de lo invisible. En otras palabras, el autor sostiene que Dios está trabajando actualmente en formas invisibles y revelará su plan completamente al final del tiempo. Fe es la convicción de las acciones presentes de Dios y una segura esperanza del Reino que vendrá.

¿Qué es la fe cristiana? Ha habido muchas definiciones: el asentimiento de la mente a la revelación de Dios o la aceptación de la voluntad de Dios en la vida. Sin embargo, el autor de hebreos define la fe como una convicción y una esperanza. La convicción de que Dios estaba trabajando en formas no se ven ahora. Y la seguridad que alimenta nuestra esperanza que Jesús volverá pronto para completar el trabajo que Dios está haciendo.

El capítulo 11 en hebreos es una exploración de esos dos aspectos de la fe. Esta lectura toma solamente unos pocos puntos relevantes de los patriarcas como ejemplos. En primer lugar, el autor muestra que Abraham vivió una vida de fe, ya que su llamada y su estilo de vida dependían de la actividad real de Dios. Él implica que Abraham estaba seguro que Dios estaba actuando en su vida, incluso de forma invisible. Los hijos y nietos de Abraham no sólo recibirían del Patriarca la riqueza y las costumbres nómadas, también recibirían la misma virtud de dependencia absoluta de su Creador. Incluso la matriarca Sarah tuve fe, ya que ella concibió y dio a luz a Isaac en su vejez.

Luego, el autor pasa del tema de la importancia de la seguridad de la dependencia al segundo aspecto de la fe, la esperanza en el futuro. El autor implica que las promesas de Dios tenían una conclusión lógica que los Patriarcas podían ver. Aquí, describe esta conclusión en términos de vida en una Jerusalén celestial. A pesar de que había pasado mucho tiempo, la fe que profesaban alentaba esta visión futura.

El autor ata ambos aspectos de la fe en el ejemplo del Génesis 22, la famosa historia de Abraham ofreciendo a Isaac a Dios en un sacrificio humano. Esta historia ha provocado mucho debate a largo de los siglos. El autor intenta resolver esta controversia con la doctrina de la resurrección. ¿Por qué Abraham violaría la Ley de Dios contra el sacrificio humano, a pesar de que él había sido ordenado por ese mismo Dios para ofrecerle a Isaac? Debido a que, razona el autor, Abraham estaba muy seguro de que Dios mantendría su promesa de darle descendientes a través de Isaac que el mismo sacrificio confirmaría la fidelidad de Dios. ¿Cómo podía llevar el sacrificio a esta conclusión? Dios tenía el poder de levantar a las personas de entre los muertos. Y, por extensión, Dios resucitaría a Isaac de entre los muertos. Por lo tanto, Dios era fiel a su promesa incluso frente a ese acto impensable.

El autor de hebreos tuvo el mismo lujo que tenemos, para ver la historia del pueblo de Dios a través del lente de Jesús. Interpretó las vidas de los grandes del antiguo testamento a través de la fe en Cristo y su resurrección. Sin embargo, ten en cuenta, su punto no pretendía limitar el concepto de fe a la mera adhesión de un vistazo como a través de un "espejo retrovisor". No, su preocupación es por una convicción sobre el presente y una esperanza en el futuro. Su definición pregunta: A pesar de que no podemos verlo, ¿estás convencido que Dios está trabajando en tu vida ahora mismo? ¿Eres capaz de colocar tu esperanza en el futuro de Dios? Estas dos preguntas, resumen su definición de fe.

Haz tu mismo las dos preguntas del párrafo anterior. Apunta las maneras específicas en que puede contestar "sí" a ambas preguntas. Planifica tu semana alrededor de tu reflexión