Segundo Domingo de Adviento -B

Segunda Lectura: 2 Pedro 3:8-14

VIVIR PARA EL MAÑANA DE DIOS

8 Pero ustedes, queridos hermanos, no deben ignorar que, delante del Señor, un día es como mil años y
mil años como un día. 9 El señor no tarda en cumplir lo que ha prometido, como algunos se imaginan, sino que tiene paciencia con ustedes porque no
quiere que nadie perezca, sino que todos se conviertan. 10 Sin embargo, el Día del Señor, llegará como un ladrón, y ese día, los cielos desaparecerán
estrepitosamente; los elementos serán desintegrados por el fuego, y la tierra, con todo lo que hay en ella, será consumida. 11 Ya que todas las cosas se
desintegrarán de esa manera, ¡qué santa y piadosa debe ser la conducta de ustedes, 12 esperando y acelerando la venida del Día del Señor! Entonces se
consumirán los cielos y los elementos quedarán fundidos por el fuego. 13 Pero nosotros, de acuerdo con la promesa del Señor, esperamos un cielo nuevo y
una tierra nueva donde habitará la justicia. 14 Por eso, queridos hermanos, mientras esperan esto, procuren vivir de tal manera que él los encuentre en
paz, sin mancha ni reproche.

La Biblia Latinoamericana

3:9 "Metanoia" es literalmente el cambio en la mente y el corazón de uno. Puede traducirse como “arrepentimiento."

¿Qué actitud deberíamos tomar cuando nos enfrentamos a la doctrina de la Segunda Venida?

La idea de la Segunda Venida provoca temor en muchas gentes. Es un temor fuera de culpa. Algunos temen que no han hecho lo suficiente. Algunos temen que la ira de Dios los va a consumir. Después de todo, acaso no predica la Biblia un reino de fuego y destrucción al final de los tiempos.

Estas visiones de juicio fiero algunas veces sobre-ensombrece las intenciones de las Escrituras, tal como la que encontramos en 2 Pedro. Para estar seguros, 2 Pedro anunció el juicio de Dios en términos rígidos; pero, un vistazo más de cerca revela una influencia mayor. El juicio de Dios guía a una existencia mejor. La destrucción de los ángeles rebeldes, la gente que fue barrida en la historia de Noé, y el infernal fin de los habitantes de Sodoma y Gomorra condujeron a un mundo mejor (ver 2 Pedro 2:4-8). Así será el juicio por venir. [3:13] En verdad, Dios juzgó en el principio, con agua (la historia de Noé). Él va a juzgar al mundo con fuego al final de los tiempos. [3:10, 12] Note la simetría en el juicio al principio y al fin de los tiempos. También, observe que los instrumentos juicio (los “elementos” agua y fuego) serán destruidos igualmente.

El autor de 2 Pedro usaba tales imágenes reales para enfatizar su punto. En la mentalidad cristiana, la voluntad de Dios es constante, no así el mundo. El autor fue derecho contra aquellos quienes asumían un retraso en la llegada del Señor significando que esta creencia esencial de los cristianos podría ser rechazada. (3:4: 4 y que dirán: « ¿Dónde está la promesa de su venida? Nuestros padres han muerto y todo sigue como al principio de la creación».) El también rechazaba a quienes se enfocaban en la libertad del juicio como un signo de que “cualquier cosa vale” (incluyendo promiscuidad sexual; 2: 18-19. Esas gentes cometieron un error asumiendo que el mundo era estable e incambiable; pero, puesto que el mundo pasaría, según la lógica del autor, los cristianos debían vivir como si el fin estuviese ya aquí [3:14]

El famoso matemático y pensador Cristiano, Pascal, hizo a todos una apuesta, “Vivan como si van a ver a Dios al final,” la petición continuó, “Si ven a Dios, su fe ha sido justificada; si no, no han perdido nada.” El autor de 2 Pedro estaría de acuerdo con el reto. Vive para el mañana de Dios. De esa manera puedes vivir en paz, sin importar los resultados.

Escoge una o dos maneras de cambios esta semana, mientras te prepares para la llegada del Señor en esta ocasión de las fiestas.