Domingo 26 de Noviembre del 2020

Para dar gracias a Dios

Cantad y alabad al Señor con todo vuestro corazón, dándole gracias siempre y por todas las cosas a Dios Padre, en nombre de nuestro Señor Jesucristo

Primera Lectura

El autor Ben Sirach escribió este libro antes de la revuelta de los Macabeos en 167-164 A.C. Él escribió para entrenar a los estudiantes que eran parte de la burocracia religiosa y civil en Jerusalén mientras el país estaba bajo el gobierno de la dinastía griega en Siria.

Salmo

Te damos gracias de todo corazón, porque cuando te invocamos, Señor, nos escuchaste.

Segunda Lectura

Gracia era la razón para la acción de gracias de Pablo (“eucharisteo” en griego: 1:4). Gracia hacía a los Corintios ricos en los dones retóricos ((1:5) y espirituales (1:7a). Los resultados de estos dones causados por la gracia era el “testimonio de Cristo” (1:6). Gracia era la razón para esperar la venida del Señor

Evangelio

Para Lucas, Jesús era el Mesías para el más pequeño de los pequeños. En su evangelio, Lucas apilaría excusa tras excusa para mantener a los más pequeños a distancia. Esta era la gente que mostraría fe y seguiría al Señor.