Domingo 28 Tiempo Ordinario -Ciclo B

Primera Lectura: Sabiduría 7:7-11

Procurando la sabiduría

7 Oré y me fue dada la inteligencia; supliqué, y el espíritu de sabiduría vino a mí. 8 La preferí a los cetros y a los tronos, y estimé en nada la riqueza al lado de ella. 9 Vi que valía más que las piedras preciosas; el oro es sólo un poco de arena delante de ella, y la plata, menos que el barro. 10 La amé más que a la salud y a la belleza, incluso la preferí a la luz del sol, pues su claridad nunca se oculta.

11 Junto con ella me llegaron todos los bienes: sus manos estaban repletas de riquezas incontables.

La Biblia Latinoamericana

El libro de la Sabiduría – más correctamente llamado “La Sabiduría de Salomón” es un conjunto de proverbios y reflexiones atribuidas a Salomón, hijo de David. Los israelitas creían que Salomón era el hombre más sabio que jamás haya vivido; su sabiduría venia directamente de Dios.

Este libro, sin embargo, fue escrito después del retorno de los judíos del exilio en Babilonia, varios cientos de años después de la muerte de Salomón. El propósito del libro era desplegar la sabiduría de la comunidad judía – en el nombre y espíritu de su hombre más sabio, y mostrar que la sabiduría judía era superior que la sabiduría pagana. El autor estaba familiarizado con la lengua y cultura griega, de manera que podía hablar a ambas, la comunidad judía y al mundo de ese tiempo.

Salomón ora a Dios por prudencia y sabiduría después de reflexionar sobre el origen común de toda la gente, y la sabiduría llovió abundantemente sobre él, tanto para su gran gloria. El la deseaba sobre todo tesoro material o atributo físico – sobre la riqueza, poder, prestigio, salud, y luz, porque la gente en la antigüedad miraba la sabiduría como algo eterno. La sabiduría ha existido siempre – nunca se extingue. La sabiduría de este trozo de literatura fue escrita en un centro de la cultura Helenística que fue grandemente influenciada por el pensamiento judío. Después de serias reflexiones sobre las escrituras y sobre las experiencias de la vida, el sabio concluye que solamente por medio de la sabiduría el mundo es conducido por el camino correcto.

Los seres humanos existen para buscar sabiduría sobre todo lo demás – debe ser el objetivo de sus deseos y de sus plegarias. La sabiduría guiará una vida bien ordenada. La sabiduría es un don de Dios. Es una de las características de Dios. La sabiduría discierne lo que es bueno y lo que es malo. Los profetas de Dios están inmersos en la sabiduría. La sabiduría es característica del reino mesiánico. La comparación entre la sabiduría y la riqueza es común a través de toda la literatura de los escritos sobre sabiduría.

El autor perseguía Sabiduría como un amante personal; ser sabio requería intimidad con la fuente de la sabiduría. El autor equiparaba la posesión de la sabiduría con una saludable relación con Dios. La búsqueda de la sabiduría, entonces, requería oración, igual que Salomón hizo según el v 7.