Segunda Lectura

Domingo 20 del Tiempo Ordinario

Segunda Lectura: Efesios 5, 15-20

Dar gracias a Dios

15 Tengan cuidado de portarse no como insensatos, sino como prudentes, 16 aprovechando el momento presente, porque los tiempos son malos. 17 No sean irreflexivos, antes bien, traten de entender cuál es la voluntad de Dios. 18 No se embriaguen, porque el vino lleva al libertinaje. Llénense, más bien, del Espíritu Santo; 19 expresen sus sentimientos con salmos, himnos y cánticos espirituales, cantando con todo el corazón las alabanzas al Señor. 20 Den continuamente gracias a Dios Padre por todas las cosas, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

La Biblia Latinoamericana

El pasaje para este domingo, continúa la comparación del comportamiento y el estilo de vida encontrado en Efesios 4 y 5.

Estos versos también enfocaban sobre la comunidad en adoración como un ideal del cristiano. En otras palabras, un creyente estaba completamente realizado en la oración común con otros cristianos.

El autor continúa con la división del comportamiento humano en campos duales: El mal vs el bien. Insensatos vs prudentes. Irreflexivos vs la voluntad de Dios.

Embriagados con vino vs embriagados con el Espíritu.

Observe que él definió "llenos con el Espíritu" en términos litúrgicos. Alabando con Salmos, cantando himnos y cantos "Espirituales" con gusto. Pero el punto alto en la vida llena del Espíritu era "dando gracias," una actitud que debería saturar la vida Cristiana, especialmente la adoración.

Un punto de vista ventajoso de dar gracias, la otra cualidad de la vida Cristiana, tiene sentido. La Gratitud lo hace a uno compasivo y caritativo hacia otros. Una persona agradecida puede ser un tonto fiscal, pero no un tonto moral. Más importante aún, la gratitud enfoca al creyente en los dones de Dios, su gracia. Mientras la Acción de Gracias viene del Espíritu, la persona agradecida está consciente del Espíritu. ¿Por qué? Porque tal persona se concentra en los asuntos espirituales con un profundo aprecio.

¿Qué pasaría si nosotros los cristianos fuésemos un poco más agradecidos por los dones que Dios nos ha dado? ¿De qué manera cambiaría la calidad de la adoración? ¿Cómo mejorarían nuestras relaciones con otros? Todo empieza con dos palabras simples.

¿Por qué cosas estás agradecido en la vida? ¿De qué manera le has dado gracias a Dios esta semana por esos dones? ¿Cómo puedes pasar esa actitud de agradecimiento a otros?