Primera Lectura

Domingo 17 del Tiempo Ordinario

Primera Lectura: 2 Reyes 4, 42-44

Compartiendo un poco para alimentar a muchos

En aquellos días, llegó de Baal-Salisá un hombre que traía para el siervo de Dios, Eliseo, como primicias, veinte panes de cebada y grano tierno en espiga. Entonces Eliseo dijo a su criado: "Dáselos a la gente para que coman". 43 Pero él le respondió: "¿Cómo voy a repartir estos panes entre cien hombres?". Eliseo insistió: "Dáselos a la gente para que coman, porque esto dice el Señor: 'Comerán todos y sobrará' ". 44 El criado repartió los panes a la gente; todos comieron y todavía sobró, como había dicho el Señor.

La Biblia Latinoamericana

¿Cuánto es suficiente? Y ¿qué tan poquito puede llegar a ser tanto? Estos asuntos prácticos son algunas veces cuestiones de fe.

Israel, el reino del norte, estaba siendo gobernado por una serie de bases militares idólatras y hambrientos de dinero -Judea era el reino del Sur. Dios había levantado profetas, primero Elías, y después Eliseo, para retar a los gobernantes y guiar a su pueblo.

Un hombre trajo a Eliseo la ofrenda del profeta, pero Eliseo decidió compartirlo con los pobres. Cuando el hombre hizo una objeción, Eliseo aseguró al hombre: “Habrá algo que sobrará."

En nuestra cultura del exceso material, ¿cuántas veces hemos estado sin dinero, tiempo o energía? ¿No sería sorprendente experimentar abundancia desde nuestra escasez? ¿No es acaso lo que Dios promete?