Salmo 27

Junto a Yahveh no hay temor

En medio de las luchas de la presente vida, el militante no se desanima, porque grande es la esperanza que le reserva el Señor al final de su combate.

Una experiencia de Dios es adictiva. Tenemos una sensación de poder y paz abrumadores, un sentido de nuestra insignificancia y amor abrumador. Cuando tenemos tal experiencia, podríamos sentirnos pequeños, pero podemos sentir tan fácilmente que estamos en buenas manos. Con Dios, el mal no nos tocará.

Cuando la experiencia ha terminado, nos sentimos ante una pérdida. Queremos volver a estar con Dios. Él se convierte en nuestro foco, nuestro objetivo y nuestro amado. Sin él, nos sentimos incompletos. Lo queremos, lo necesitamos.

El Salmo 27 tocó estas dos experiencias. 27:1-6 es una declaración del creyente en el apogeo de una experiencia con Dios. 27:7-14 es una oración para volver a su presencia. El lenguaje del creyente (declaración versus oración) ha llevado a algunos eruditos a postular dos poemas que fueron tejidos juntos para formar un Salmo único. A pesar de esta teoría, el cambio en el lenguaje reveló la naturaleza de presencia-ausencia de la experiencia religiosa.

1 El Señor es mi luz y mi salvación,
¿a quién he de temer?
Amparo de mi vida es el Señor,
¿ante quién temblaré?
2 Cuando los malvados se lanzan contra mí
para comer mi carne,
ellos, mis enemigos y contrarios,
tropiezan y perecen.
3 Si me sitia un ejército contrario,
mi corazón no teme;
si una guerra estalla contra mí,
aún tendré confianza.
4 Una cosa al Señor sólo le pido,
la cosa que yo busco
es habitar en la casa del Señor
mientras dure mi vida,
para gozar de la dulzura del Señor
y cuidar de su santuario.
LBLA

El Salmo 27 comienza con dos preguntas retóricas. Con Dios presente, ¿qué temía el salmista? A pesar del asedio del enemigo, Dios rescataría al creyente (especialmente al Rey) desde el momento de la prueba. Como dice el profano, yo "podría estar hasta mis ojos en caimanes", pero aun así confiaré en el Señor. (27:1-4)

5 Porque él me dará asilo en su cabaña
en tiempos de desdicha,
me ocultará en el secreto de su tienda,
y me alzará sobre la roca.
6 Y ahora mi cabeza se levanta
sobre mis enemigos que me cercan.
Jubiloso en su carpa ofreceré
sacrificios con aclamaciones.
Quiero cantar, tocar para el Señor.
LBLA

¿Dónde creía el antiguo hebreo que Dios habitaba? En el templo. Este era un lugar de presencia divina y, por lo tanto, de seguridad. Una topografía del Templo y sus alrededores podrían ayudar en la comprensión de 27:4-6. Si alguna vez has visto una foto de la ciudad vieja de Jerusalén, pudiste ver el monumento de la Cúpula de la Roca dominando el paisaje. Este Santuario islámico se encuentra aproximadamente en el lugar donde se encontraba el templo, en el punto más alto de la ciudad construida en terrenos accidentados. En el tiempo anterior a Jesús, Herodes reconstruyó el Templo y su palacio (adyacente al templo). El Templo con el palacio fueron construidos para ser defendidos fácilmente, así como fácilmente vistos por los defensores para fortalecer su espíritu. Es interesante notar que los judíos defendieron ferozmente el Templo contra los romanos en 70 d.C. después de que las murallas de Jerusalén fueron violadas; cuando el Templo fue incendiado misteriosamente y fue consumido rápidamente, la resistencia a los invasores cesó. La seguridad que ofrecía el Monte del Templo permitía al rey adorar en desafío de un asedio (27:5-6). (27:6) otro nombre para el templo era “Carpa”; durante el éxodo, la tienda – carpa, era un precursor del Templo.

7 Señor, oye la voz con que a ti clamo,
escucha, por piedad.
8 Mi corazón de ti me habla diciendo:
«Procura ver su faz».
9 Es tu rostro, Señor, lo que yo busco,
no me escondas tu cara.
Con enojo a tu siervo no rechaces;
eres tú mi defensa,
¡no me abandones, no me dejes solo,
mi Dios y Salvador!
10 Si me abandonaran mi padre y mi madre,
me acogería el Señor.
11 Enséñame, Señor, tus caminos,
y guíame por sendero llano.
12 Líbrame del afán de mis contrarios,
pues contra mí se levantan falsos testigos
que lanzan amenazas.
13 La bondad del Señor espero ver
en la tierra de los vivientes.
14 Confía en el Señor, ¡ánimo, arriba!,
espera en el Señor.
LBLA

27:7 marca un tono de giro. El salmista ahora buscó la presencia de Dios en la "noche oscura del alma". Aun así, él tenía la esperanza de que Dios lo cuidaría, incluso si fuese rechazado por su clan (el rechazo de los padres significaría un rechazo por la familia extendida en la antigua cultura semítica; 27:10). Oró por una existencia más calmada y rescate de los enemigos (observe el cambio de tono entre 27:5-6 y 27:12). El Salmo terminó con una nota de anhelo de que Dios estuviera cerca y de esperanza para su eventual llegada (27:13-14).

La experiencia religiosa cambia de una realización que Dios está presente a un anhelo de que él esté cerca. El Salmo 27 fue una respuesta a los dos extremos de la experiencia religiosa. Como el Salmo, nuestra vida de oración debe construirse sobre esas dos emociones. De hecho, debemos orar para enfocarnos en la presencia percibida y la ausencia de Dios.

¿Cómo has respondido a la presencia o ausencia de Dios esta semana? ¿Cómo has centrado tu oración en estas experiencias?

Permiso de Uso

Todos los materiales que se encuentran en este sitio web son propiedad de Fr. Miguel Bonilla(Copyright 2004-2019). Los visitantes podrán utilizar cualquier porción del mismo para uso personal o para usarlo en cualquier ministerio sin fines de lucro financiero. Los materiales no podrán ser vendidos o usados para beneficio personal económico.