Segunda Lectura: 1 Pedro 3: 14b-18

Sufrir a ejemplo de Cristo

14b No teman lo que ellos temen ni se asusten, 15 sino bendigan en sus corazones al Señor, a Cristo;
estén siempre dispuestos para dar una respuesta a quien les pida cuenta de su esperanza, 16 pero háganlo con sencillez y deferencia, sabiendo que tienen la
conciencia limpia. De este modo, si alguien los acusa, la vergüenza será para aquellos que calumnian la vida recta de los cristianos. 17 Es mejor sufrir por
hacer el bien, si tal es la voluntad de Dios, que por hacer el mal. 18 Pues Cristo murió una vez por el pecado y para llevarnos a Dios, siendo ésta la muerte
del justo por los injustos. Murió en su carne, y luego resucitó por el Espíritu.

La Biblia Latinoamericana

3:14b " No teman lo que ellos temen ni se asusten " el autor recomienda calma frente a los que oprimen la comunidad, a pesar de las bondades que la comunidad realiza.

Hay un viejo adagio que dice: "ninguna buena acción queda impune". Parece que no importa qué intenciones pudiéramos tener, el bien que hacemos es examinado y criticado. Cada santo que jamás haya vivido ha tenido detractores. Madre Teresa fue acusada de aceptar dinero de "origen dudoso" y malgastar recursos en los moribundos. El Papa Juan Pablo II fue acusado de buscar un estatus "estrella del pop", mientras dejaba los asuntos de la Iglesia en manos de aquellos con agendas cuestionables. Ningún Santo vive sin oposición de algunos grupos. Ninguna buena acción queda impune.

3:17. En este párrafo encontramos lo referente a la «bajada de Cristo a los infiernos», de que habla nuestro Credo: ver también Efesios 4,9 y el comentario de Mateo 27,52:

”Jesús “descendió al lugar de los muertos”. Esta antigua expresión de nuestro Credo significa que Jesús encontró, de una manera misteriosa pero real, a esas multitudes históricas o prehistóricas que lo esperaban.

Pedro habla, según la manera de expresarse de aquel tiempo, de los hombres pecadores del tiempo de Noé. Eran para los judíos el ejemplo de los que pecan por irresponsabilidad y no se preocupan realmente de la voluntad de Dios. Y, sin embargo, Cristo los salvó: vino para todos, y no solamente para los que fueron fieles o para aquellos que tuvieron la suerte de pertenecer a su Iglesia.

Se notará la comparación entre el diluvio y el bautismo: el agua hace desaparecer un mundo viejo, una vida de pecado; el que llega a Cristo empieza una vida nueva, afanándose por una renovación interior.

3:18. Murió en su carne, o sea, por haber aceptado y asumido realmente nuestra condición mortal, pero debía ser retomado por el Espíritu de Dios. Con estas palabras se reafirma la doble naturaleza de Cristo: comparar con Romanos 1,4.

Miren cómo Cristo padeció en su carne: ver Romanos 6.

El autor de 1 Pedro recuerda a su audiencia ese hecho. Si vivimos para Cristo, dijo el autor claramente, vamos a ser criticados. La cuestión del carácter viene en respuesta. El autor aconseja un doble enfoque a esas críticas: 1. tener una respuesta lista para la crítica y 2. responder a él o a ella suavemente y reverentemente. De esta forma, podemos vivir con una conciencia clara y el crítico (a) se avergonzará él o ella misma.

Al final, si sufrimos, es mucho mejor sufrir por el bien que hacemos. De esta manera, podemos caminar los pasos de Cristo. Sufrió por los pecadores. Murió; pero ahora vive con nosotros, por lo que puede llevarnos a Dios.

Si bien es cierto que ninguna buena acción podría quedar impune; pero, incluso en la crítica, podemos mostrar a otros el camino a Cristo.

¿Cómo te han fortalecido las críticas de los demás? ¿Tu fe? ¿Tus esfuerzos por hacer el bien a otros?

Permiso de Uso

Todos los materiales que se encuentran en este sitio web son propiedad de Fr. Miguel Bonilla(Copyright 2004-2019). Los visitantes podrán utilizar cualquier porción del mismo para uso personal o para usarlo en cualquier ministerio sin fines de lucro financiero. Los materiales no podrán ser vendidos o usados para beneficio personal económico.