Evangelio

Mateo 25:1-13

Fe y ejemplo

¿Alguna vez has dado por sentada la fe? ¿Esa actitud complaciente ha dado lugar a problemas?

O crece o muere. La fe, como muchas otras cosas en nuestro mundo transitorio, requiere un cuidado constante. Si alimentamos la fe con oración y servicio a los demás, crecerá. Si ejercemos la fe sólo en ciertos momentos, en ciertos lugares y bajo ciertas circunstancias, sólo tendremos una capa de práctica religiosa. Si sólo prestamos servicio labial a la fe, sólo tendremos la respiración que gastamos para aferrarnos a una relación con Dios. Debido a que la fe es confianza en un Dios que vive dentro de nosotros, se mueve, respira y crece a medida que vivimos.

En la parábola de las Diez Vírgenes, Jesús equiparó la alimentación de la fe con estar alerta, esperando la venida de Cristo.

Jesús les dijo a sus discípulos la siguiente parábola:
1 Escuchen, pues, lo que pasará entonces en el Reino de los Cielos. Diez jóvenes salieron con sus lámparas para salir al encuentro del novio. 2 Cinco de
ellas eran descuidadas y las otras cinco precavidas.
3 Las descuidadas tomaron sus lámparas como estaban, sin llevar más aceite consigo. 4 Las precavidas, en cambio, junto con las lámparas, llevaron sus
botellas de aceite. 5 Como el novio se demoraba en llegar, se adormecieron todas y al fin se quedaron dormidas.
6 A medianoche se oyó un grito: «¡Viene el novio, salgan a su encuentro!» 7 Todas las jóvenes se despertaron y prepararon sus lámparas. 8 Entonces las
descuidadas dijeron a las precavidas: «Dennos un poco de su aceite, porque nuestras lámparas se están apagando.» 9 Las precavidas dijeron: «No habría
bastante para ustedes y para nosotras; vayan mejor a donde lo venden, y compren para ustedes.»
10 Mientras fueron a comprar el aceite llegó el novio; las que estaban listas entraron con él a la fiesta de las bodas, y se cerró la puerta.
11 Más tarde llegaron las otras jóvenes y llamaron: «Señor, Señor, ábrenos.» 12 Pero él respondió: «En verdad se lo digo: no las conozco.»
13 Por tanto, estén despiertos, porque no saben el día ni la hora.

La Biblia Latinoamericana

Esta parábola es parte de un discurso mayor sobre los tiempos finales, la segunda de tres historias (véase Mateo 24:45-25:30). La moral de las tres parábolas es la misma: prepárate.

Jesús usó la costumbre matrimonial familiarizada con sus contemporáneos. Las festividades de la boda comenzaron en la casa de la novia. A última hora de la noche, el novio llegaba para acompañar a la novia a la casa de su padre. El regateo de última hora entre el novio y su suegro sobre las obligaciones era común. Tal regateo simbolizaba el valor estimado de la novia, pero muchas veces retrasaba la boda. [25:5a]

Cuando ambas partes acordaron la dote, el novio llevó la fiesta de bodas de vuelta a la casa de su padre para la ceremonia y la recepción. En este momento, los plañideros de la ciudad proclamaban la llegada del novio. Tales proclamaciones alertaban a aquellos que no se quedaron en la casa de la novia o que esperaron a que comenzara la ceremonia. Dado que esta era una celebración de toda la noche, dormir la siesta entre los eventos de la boda era razonable. [25:5b-6] (Véase Newman y Stine, The Handbook on the Gospel of Matthew, New York, NY, United Bible Societies, 1988, págs. 765)

Las chicas que esperaban en la parábola eran muy probablemente primas o hermanas del novio. Como la fiesta de bienvenida para la familia del novio, alertaban a otros sobre la inminente llegada del novio. [25:1] Sus lámparas eran alimentadas por aceite. Dado que las lámparas eran pequeñas, necesitaban mantenimiento constante con aceite adicional y ajuste de la mecha. Las lámparas se pueden ajustar bajo para el tiempo de descanso y se puede reajustar para una mayor luz cuando era necesario. [25:3-4, 7]

En Mateo, Jesús conectó la imagen de la fiesta de bodas con el Reino de Dios. Entre muchos círculos judíos, una fiesta interminable simbolizaba el Reino. Cuando Jesús contó esta historia festiva específicamente para sus seguidores, los principios de la boda tomaron peso simbólico. El novio era el Cristo (véase Mateo 22:1-14) El plañidero de la ciudad era el evangelista que proclamaba al rey venidero en el mercado. La noche representaba los tiempos oscuros de persecución profetizados antes del juicio final. Todos los signos apuntaban hacia la experiencia vivida de la audiencia de Mateo: una comunidad judío-cristiana esperando el regreso de Jesús.

Los dos símbolos más interesantes fueron las diez chicas con sus lámparas. Las chicas que esperaban eran cristianos que anhelaban al Cristo, al novio. Las lámparas representaban el ejemplo del discípulo que daba luz al mundo (véase Mateo 5:14-16). En este contexto, el tiempo de sueño se convirtió en el retraso de la venida del Señor. El aceite extra se convirtió en la fe que alimentó el ejemplo del seguidor durante el retraso. Los cristianos perezosos (como las chicas insensatas) fueron aquellos que no renovaron su fe y permitieron que su ejemplo se aflojara. Dependían de los demás para la motivación (es decir, los distribuidores de petróleo). Y sus oídos estaban cerrados al llamado del Señor. Al final, su dependencia les fallaría. Así, su fe y su ejemplo. Se paraban afuera llamando a un Señor que no los conocía, porque no llegaban a conocer al Señor. Incluso aquellos que tenían relaciones de sangre con el Señor (es decir, hermanas del Señor).

No es de extrañar que Mateo insistiera en un espíritu de alerta. [25:13] La preparación significaba más que declararse seguidor. Significaba una relación constante y creciente con Cristo a través de la oración y el ejemplo. En Mateo, la preparación significaba acción.

Permiso de Uso

Todos los materiales que se encuentran en este sitio web son propiedad de Fr. Miguel Bonilla(Copyright 2004-2019). Los visitantes podrán utilizar cualquier porción del mismo para uso personal o para usarlo en cualquier ministerio sin fines de lucro financiero. Los materiales no podrán ser vendidos o usados para beneficio personal económico.