Segunda Lectura

Domingo 30 del Tiempo Ordinario -Ciclo A

Segunda Lectura: 1 Tesalonicenses 1, 5c-10

El poder del ejemplo cristiano

5 Y tampoco han olvidado cómo nos comportamos entre ustedes para su bien. 6 A su vez ustedes se hicieron imitadores nuestros y del mismo Señor cuando, al recibir la palabra, probaron la alegría del Espíritu Santo en medio de fuertes oposiciones. 7 De este modo pasaron a ser un modelo para todos los creyentes de Macedonia y de Acaya. 8 De hecho, a partir de ustedes la palabra del Señor se difundió en Macedonia y Acaya, y más allá aún. Su fe en Dios se comenta en tantos lugares que no necesitamos decir más al respecto. 9 Todos hablan del impacto de nuestra visita y de cómo se pasaron de los ídolos a Dios. Pues empezaron a servir al Dios vivo y verdadero, 10 esperando que venga del cielo el que nos libera del juicio que se acerca: éste es Jesús, su Hijo, al que resucitó de entre los muertos.

La Biblia Latinoamericana

La semana pasada, la primera carta de Pablo a los tesalonicenses comenzó con una bendición y elogios. La comunidad de Tesalónica había adoptado la fe con gran oposición. A diferencia de las luchas internas en la asamblea corintia, esta iglesia tenía una fe cohesionada con un sentido de unidad y propósito. Los muchos movimientos religiosos que competían entre los paganos de la ciudad, la lealtad extrema a Roma y el culto imperial de los líderes de la ciudad, y la feroz competencia de la sinagoga judía crearon una mentalidad de supervivencia entre los cristianos locales. No había tiempo para las camarillas, las teologías de lujo o la intriga de liderazgo. Los tesalonicenses eran fieles a la enseñanza y al ejemplo de Pablo y sus amigos. De hecho, Pablo pudo ver parte de la oposición que enfrentó en el camino reflejada en las condiciones de Tesalónica. [1:6]

Debido a su lucha, los tesalonicenses ganaron una reputación favorable entre los cristianos de la región. [1:7] De hecho, Pablo implicaba que su reputación tenía poder evangelístico. Su iglesia se convirtió en un ejemplo para los demás. ¿por qué? A pesar de la competencia y la presión social, los tesalonicenses demostraron ser muy hospitalarios, muy abiertos a la enseñanza de Pablo, y muy fieles a su nueva religión. [1:9-10]

Al igual que sus contemporáneos, los tesalonicenses deberían inspirarnos. Debemos emular sus cualidades de hospitalidad y apertura espiritual, equilibradas con fidelidad al mensaje cristiano a pesar de la oposición y de los mensajes que compiten. Eran pacientes y firmes. Nosotros también.

¿Cuándo has estado abierto a los demás últimamente? ¿De qué manera tu hospitalidad y generosidad les ha ayudado a compartir el mensaje de Jesús con los demás?