Evangelio

Mateo 22:34-40

Amor de Dios, Amor al Prójimo

¿Alguna vez has tenido el sentido abrumador de que fuiste amado? ¿Cómo sabes que eres amado?

"El amor hace que el mundo gire." A pesar de los cínicos de la sala de juntas a la sala de la corte a la sala de noticias, el amor motiva a la gente. El matrimonio y la crianza de los hijos, la vocación y el ministerio, todos provienen de la entrega y el sentido del sacrificio del amor. El amor hace que el mundo gire. Porque sin amor, el mundo sería un lugar de desesperación.

En el Evangelio, Jesús habló del amor como el principio más alto de la Ley Judía. Amor a Dios. Y amor por el prójimo.

34 Cuando los fariseos supieron que Jesús había hecho callar a los saduceos, se juntaron en torno a él.
35 Uno de ellos, que era maestro de la Ley, trató de ponerlo a prueba con esta pregunta: 36 «Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de la Ley?».
37 Jesús le dijo: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. 38 Este es el gran mandamiento, el primero. 39 Pero
hay otro muy parecido: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 40 Toda la Ley y los Profetas se fundamentan en estos dos mandamientos.»

La Biblia Latinoamericana

22:37 Deuteronomio 6:5

22:39 Levíticos 19:18

Para atrapar a Jesús, los fariseos proponen una simple pregunta que corta al corazón de su interpretación bíblica. ¿Cuál es el mandamiento más importante de la Torá (o Ley Judía, los primeros cinco libros de la Biblia)? Esta frase única fue el punto de partida del punto de vista de Jesús sobre la religión y el mundo. A través de esa lente, podían entender su lógica y sacar líneas a sus conclusiones. Entonces, podrían atacarlo con otras preguntas que podrían avergonzarlo. [22:34-35

]

La pregunta en sí era popular. Según John Pilch en su libro "El mundo cultural de Jesús, domingo por domingo, Ciclo A' (Collegeville, MI, Prensa litúrgica, 1995, pp 154-155), los israelitas, incluso los autores bíblicos, trataron de reducir la Ley en preceptos rectores. El Salmo 15 tenía once. Isaías 33:15 tenía seis. Miqueas 6:8 tenía tres. Y Amós 5:4 tenía uno. Desde un punto de partida, uno podría pesar varios mandamientos tan serios o no. [22:36]

Jesús respondió a la pregunta con dos mandamientos: Deuteronomio 6:5 (el "Shema") y Levítico 19:18. Deuteronomio 6:4-6 ha definido la fe de los judíos durante más de dos milenios.

«4 Escucha, Israel: Yavé, nuestro Dios, es Yavé-único. 5 Y tú amarás a Yavé, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. 6 Graba en tu corazón los mandamientos que yo te entrego hoy,» La Biblia Latinoamericana

Estos versículos subrayan la unidad de Dios (monoteísmo) y la respuesta del creyente: el amor al Creador. Israel basó su creencia en un solo Dios en la libertad. A diferencia de los dioses de fertilidad de sus vecinos que fueron guiados por las fuerzas estacionales de la naturaleza, Yahveh era tan radicalmente libre, ni siquiera la naturaleza podía controlarlo. Esa libertad lo hizo todopoderoso, vivo y, en última instancia, único entre las otras nociones de lo divino. Se mostró todopoderoso a través de acontecimientos de la historia de su pueblo. Libremente eligió salvar a un pueblo. Libremente escogió hacer un pacto con ellos.

Los convenios que Dios ofreció revelaron no sólo su libertad. Mostraron su amorosa preocupación. A Abraham le ofreció tierra y descendientes. A través de su mensajero, Moisés, ofreció una ley divina y una nación a los israelitas errantes. Al rey David, ofreció un trono perpetuo para sus descendientes. En todos los casos, Abraham, los israelitas o David no podían ofrecer nada a cambio. Dios otorgó el convenio como un don gratuito. Y una vez, Dios hizo un convenio, permaneció fiel a ellos a su manera.

¿Qué se podría ofrecer a Dios a cambio de su libre elección, su amor y su fidelidad? Podría reflejar esas cualidades de vuelta a Dios. En otras palabras, Israel y sus reyes podrían aferrarse a la Ley que Dios ofreció. Los creyentes podían elegir libremente "aliarse" con el Señor y vivir esa elección.

En el contexto del convenio, la palabra "amor" tomó un sentido mucho más pleno. El amor de Dios significó su preocupación por su pueblo. El amor a Dios significaba un deber de fidelidad a Yahveh. Por lo tanto, el foco del amor estaba más en el deber y la acción que en la emoción o los ideales románticos. Cuando Dios amó a su pueblo, mostró su poder en los acontecimientos registrados en las Escrituras. Cuando uno amaba a Dios, él o ella vivía el convenio delineado en la Torá.

C

omo Dios amó a su pueblo, su gente debe amarse el uno al otro. Si el amor a Dios significaba una adhesión fiel a su convenio, el amor al prójimo significaba actos de caridad. Como el centro de la Torá, Levítico 19:18 hizo ese punto explícito. Levítico 19 fue llamado los Códigos de Santidad, porque el nombre de Dios se invoca muchas más veces en este capítulo que en cualquier otro libro de la Biblia. En el centro mismo de los comandos se acosó con el santo nombre, estaba un simple comando: "Ama a tu prójimo como a ti mismo." Un rabino comentó que los Códigos de Santidad de Levítico 19 eran la cima de la montaña de la Torá. La orden de amar al prójimo sería el pico de la cima. El amor al prójimo (es decir, compañeros israelitas), entonces, se entrelazó intrincadamente en el amor de Dios. Para los israelitas, un acto de caridad era un acto igual al de adoración. ¡No es de extrañar que Jesús pudiera declarar levítico 19:18 era como Deuteronomio 6:5! [22:37-39]

De hecho, cuando uno actúa caritativamente con los necesitados, uno demuestra amor por Dios. Sin caridad, la adoración, el estudio de las Escrituras y la oración se vuelven huecos. Y el convenio pierde fuerza. La Biblia que registró la vida de fe del pueblo de Dios se cierne sobre los preceptos del amor. [22:40]

La respuesta de Jesús fue conservadora y ortodoxa según las normas de los fariseos. Sin embargo, el estilo de vida hizo la diferencia entre Jesús y sus oponentes. Los fariseos discutieron el amor como la clave para la interpretación. Jesús vivió ese amor. Su preocupación por los pobres, los parias y el pecador reflejaba la amorosa preocupación de Dios por su pueblo. El ejemplo de Jesús debe haber picado profundamente a sus oponentes. Jesús vivió la Ley sobre la cual los fariseos sólo especulaban.

Permiso de Uso

Todos los materiales que se encuentran en este sitio web son propiedad de Fr. Miguel Bonilla(Copyright 2004-2019). Los visitantes podrán utilizar cualquier porción del mismo para uso personal o para usarlo en cualquier ministerio sin fines de lucro financiero. Los materiales no podrán ser vendidos o usados para beneficio personal económico.