Evangelio

Mateo 21:33-43

Intimidación, Violencia, Retribución.

¿Cuándo está justificado el uso de la violencia?

El Medio Oriente, es un punto caliente en el mundo donde el terrorismo patrocinado por el Estado intimida y viola la autodeterminación de los pueblos. ¿La amenaza y el uso de la retribución internacional provocarán una reversión? ¿Retornarán las poblaciones refugiadas para encontrar sus hogares y sus vidas cambiadas para siempre por la violencia desatada?

Intimidación, violencia, retribución. Jesús usó imágenes de cada uno para explicar el Reino de Dios.

33 Escuchen este otro ejemplo: Había un propietario que plantó una viña. La rodeó con una cerca, cavó
en ella un lagar y levantó una torre para vigilarla. Después la alquiló a unos labradores y se marchó a un país lejano. 34 Cuando llegó el tiempo de la
vendimia, el dueño mandó a sus sirvientes que fueran donde aquellos labradores y cobraran su parte de la cosecha. 35 Pero los labradores tomaron a los
enviados, apalearon a uno, mataron a otro y a otro lo apedrearon.
36 El propietario volvió a enviar a otros servidores más numerosos que la primera vez, pero los trataron de la misma manera.
37 Por último envió a su hijo, pensando: “A mi hijo lo respetarán”. 38 Pero los trabajadores, al ver al hijo, se dijeron: “Ese es el heredero. Lo
matamos y así nos quedamos con su herencia”. 39 Lo tomaron, pues, lo echaron fuera de la viña y lo mataron. 40 Ahora bien, cuando venga el dueño de la
viña, ¿qué hará con esos labradores?» 41 Le contestaron: «Hará morir sin compasión a esa gente tan mala y arrendará la viña a otros labradores que le
paguen a su debido tiempo.»
42 Jesús agregó: «¿No han leído cierta Escritura? Dice así: La piedra que los constructores desecharon llegó a ser la piedra angular; ésa fue la obra
del Señor y nos dejó maravillados.
43 Ahora yo les digo a ustedes: se les quitará el Reino de los Cielos, y será entregado a un pueblo que le hará producir sus frutos.»

La Biblia Latinoamericana

"... y lo alquiló a unos labradores.” En la época de Jesús, gran parte de la tierra era propiedad de propietarios extranjeros que la daban en arriendo a los agricultores locales. Los agricultores locales recibirían un pequeño porcentaje de la cosecha, mientras que el terrateniente se llevaba el resto. Observe que el propietario estaba ausente, típico en la época de Jesús. También observe que Jesús usó la imagen del propietario extranjero (es decir, apóstata o gentil) como imagen para Dios Padre. ¡El shock que causó la imagen debe haber sido abrumador!

21:34-39 La audiencia de Jesús comprendió la naturaleza rebelde de los agricultores inquilinos contra el propietario ausente. Los judíos que vivían en Palestina no podían tolerar la idea de que su tierra, la tierra que Dios les prometió en la Torá, estaba ahora en manos de extranjeros. ¿Qué mejor razón para la rebelión? Pero, de hecho, Jerusalén y los alrededores de Judea estaba relativamente tranquilo. Pilato fue un gobernador despiadado que rápidamente reprimió la rebelión. Por lo tanto, la lógica de la respuesta en 21:41.

Durante los dos últimos milenios, los cristianos han interpretado esta parábola como una alegoría de la historia de la salvación. La viña representa a Israel, el propietario ausente representa a Dios, y los agricultores inquilinos representan a los líderes corruptos de la nación. Dios envió profeta tras profeta a su pueblo, sólo para que los rechazaran la élite. Finalmente, Dios envió a su único Hijo. También él es golpeado, expulsado de la viña (que ahora representa la ciudad de Jerusalén), y es asesinado (en el Gólgota). Cuando Jesús pidió el remate de la historia, los líderes pronuncian su propia destrucción. El día del terrible Día de Yahveh, Dios destruiría salvajemente a los líderes y los reemplazaría por otros nuevos. También reemplazaría a la nación. La destrucción de Jerusalén en el 70 d.C. y la propagación de la diáspora judía parecían, en muchas mentes, confirmar la verdad de la parábola.

¿Es esto lo que Jesús tenía en mente cuando confrontó a los líderes del templo con esta historia? Ciertamente, Mateo reflejó la historia de la salvación en esta parábola. Sin embargo, los años han desgastado el valor de choque que Jesús trató de transmitir. Después de todo, el Reino vendrá de maneras inesperadas.

¿Por qué la audiencia de Jesús (o Mateo) se quedaría horrorizada cuando escucharon la parábola? La respuesta estaba en las condiciones económicas de Palestina durante la vida del Señor. La zona tenía un clima favorable para la agricultura y el pastoreo. Se encontraba en las rutas comerciales marítimas y terrestres. Tales atributos hicieron que una Palestina en paz fuera perfecta para adquirir riqueza.

Desafortunadamente, sólo los pocos ricos podían aprovecharse de esta situación, mientras que los pobres languidecieron.

Durante el reinado de Herodes el Grande, Palestina aumentó los excedentes anuales de cosechas. Sin embargo, gran parte de ese alimento se exportaba, dejando la zona con escasez de alimentos. Los precios eran altos con comida tan escasa. Con precios altos y altos impuestos, muchos de los pobres se vendían en servidumbre con el fin de comprar alimentos para sus familias.

Las condiciones para el agricultor no eran mejores. Bajo la ocupación romana, gran parte de las tierras de cultivo en Palestina (especialmente Galilea) estaban controladas por propietarios extranjeros. Estos propietarios invertirían sólo en niveles mínimos; pero tratarían de maximizar su retorno. Los agricultores inquilinos que alquilaron tales tierras trabajaron largas temporadas, sólo para que la mayor parte del beneficio fuera recaudado por el propietario ausente. Los inquilinos proporcionaron a sus familias sólo suficiente comida para mantenerlos con vida. Abundantes cultivos, escasez de alimentos y ausencia de propiedad. No es de extrañar que la población simpatizara con los trabajadores y vilipendiado a los propietarios extranjeros. La pérdida de los representantes de los propietarios (o incluso de sus parientes) no causaría lágrimas en Palestina.

Así que Jesús conmocionó a su audiencia cuando usó las imágenes del odiado terrateniente por Dios y la violencia de los obreros por la opresión de los profetas. Dios creó a Israel (la imagen de la viña) y lo prestó a los líderes de su reino (los agricultores inquilinos). [21:33] Sin embargo, los líderes insistieron en gobernar a Israel como suyo. Cualquiera que se opusiera a su gobierno era intimidado o eliminado (los siervos del dueño), incluyendo el elegido por Dios (el hijo del dueño). [21:34-39] La pregunta de desenlace de Jesús planteó una gran ironía. Los líderes del templo declararon su propia condena.

Jesús completó la parábola con Salmos 118:22-23 (que reflejaba Isaías 28:16 y 53:3). El tema y el uso litúrgico del salmo lo convirtieron en un canto de liberación "aleluya". (El Salmo 118 es una canción tradicional en la comida de la Pascua.) Los versículos de Isaías se referían a la fe y a sus pruebas.

Colocar juntos estos pasajes atestiguó el poder liberador de la fe, incluso frente a la adversidad. Dios liberaría a sus fieles, incluso contra la corrupción de sus líderes. [21:42]

Jesús salvó su mayor conmoción para el final. El Reino de Dios no sólo sería tomado de los líderes, sino que un nuevo pueblo emergería con la bendición de Dios. [21:43] Israel no podía reclamar derechos exclusivos sobre su propio Dios. La salvación no era un derecho de nacimiento ni un pasaje garantizado. No, Dios se alegró de crear un nuevo pueblo, uno de pecadores y extranjeros.

¿Te sorprende la violencia del Reino? ¿O encuentras las historias del Reino, como esta parábola, obsoleta y distante? ¿por qué?

Permiso de Uso

Todos los materiales que se encuentran en este sitio web son propiedad de Fr. Miguel Bonilla(Copyright 2004-2019). Los visitantes podrán utilizar cualquier porción del mismo para uso personal o para usarlo en cualquier ministerio sin fines de lucro financiero. Los materiales no podrán ser vendidos o usados para beneficio personal económico.