Primera Lectura

Sirácide(Eclasiástico) 27:30 - 28:9

No guardes rencor

30 Odio y cólera son dos cosas abominables en las que se destaca el pecador.

1 El que se venga experimentará la venganza del Señor: él le tomará rigurosa cuenta de todos sus pecados. 2 Perdona a tu prójimo el daño que te ha
hecho, así cuando tú lo pidas, te serán perdonados tus pecados. 3 ¡Cómo! ¿Un hombre guarda rencor a otro hombre y le pide a Dios que lo sane? 4 No
tiene misericordia con otro hombre, su semejante, y ¿suplica por sus propios pecados? 5 Si él, débil y pecador, guarda rencor, ¿quién le conseguirá el
perdón? 6 Acuérdate de tu fin y déjate de odiar; piensa en la muerte, en la descomposición, y observa los mandamientos. 7 Acuérdate de los mandamientos
y no tengas rencor a tu prójimo; piensa en la alianza del Altísimo, y olvida la ofensa. 8 Mantente alejado de las peleas y cometerás menos pecados,
porque el hombre colérico enciende las peleas. 9 El pecador siembra la perturbación entre los amigos, y hace cundir las desavenencias entre los que
viven en paz.

La Biblia Latinoamericana

¿Cuál es el costo personal de mantener el odio?

Jesús Ben Sirac escribió este libro de la sabiduría alrededor del 180 a. C. Este libro –también conocido como Eclesiástico, fue un texto para la educación de jóvenes ricos en Jerusalén justo antes de la revolución de los Hasmoneos (167-164 a.C.). Sirac puso de manifiesto las tensiones en la ciudad: las divisiones entre ricos y pobres, entre la población local y sus gobernantes extranjeros, entre hombres y mujeres. ¿Cómo vive un judío justo en esta cultura de tensión?

El mantener las amistades sería especialmente difícil en este entorno. La tentación de vender/traicionar a un amigo para obtener ganancias, era grande; pero las consecuencias serían mayores. Por ejemplo, la calumnia hería a la víctima, al calumniador y la persona que creía en la mentira. En un ambiente así, ¿cómo reparar el daño?

S

irac dio la clave: el perdón. Esta virtud sana los corazones y el ego, restablece las relaciones y la paz. El perdón es la piedra angular sobre la cual la sociedad justa es construida. Aunque, como todos sabemos, el perdonar no es una virtud muy popular. Es muy fácil nutrir un espíritu de rencor y venganza. “Lo siento” y “te perdono” o “perdóname”, parecen las palabras más difíciles de decir.

Sirac recordaba a sus contemporáneos, al igual que el Nazareno le dijo a sus discípulos, que el perdonar a otros era el primer paso para obtener el perdón de Dios.

¿Qué heridas emocionales o espirituales nutres tú? ¿Cómo puedes perdonar a quienes te causaron dolor? ¿Cómo puedes colocar tu dolor y a quienes te lo causaron ante el Señor?

Permiso de Uso

Todos los materiales que se encuentran en este sitio web son propiedad de Fr. Miguel Bonilla(Copyright 2004-2019). Los visitantes podrán utilizar cualquier porción del mismo para uso personal o para usarlo en cualquier ministerio sin fines de lucro financiero. Los materiales no podrán ser vendidos o usados para beneficio personal económico.